Mi comentario a “In crescendo” gringo en Colombia-María Isabel Rueda en “El Tiempo”. 26 – 07- 2009

http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/maraisabelrueda/in-crescendo-gringo-en-colombia_5698873-1

Si es cierto que más del 65% de los colombianos están felices y tranquilos con el anuncio de que los gringos reforzarán las bases militares en Colombia es porque algunos son ingenuos, otros poco patriotas y otros con intereses económico- políticos nada patrióticos.

Chávez y Correa -y otros más aunque no lo digan en voz alta-, tienen razón en estar incómodos porque Colombia se convierte ahora de manera oficial en la plataforma de control de Venezuela, como sabemos poseedora de una de las mayores fuentes de energía del mundo, tan importante para Estados Unidos como el avance del socialismo del SigloXXI que no permite la entrega total de los recursos naturales al capital transnacional. Ecuador, además de tener recursos naturales nada despreciables, es el lugar desde donde los gringos pueden seguir avanzando hacia el sur ya que Brasil no cede tan fácilmente a la voracidad estadounidense; históricamente ha sido un freno al avance gringo en la región.

Si las rutas del narcotráfico se han desplazado a Venezuela es porque su país productor, Colombia, les ha cerrado las salidas al Pacífico y al Caribe, y no necesariamente porque Chávez quiera encartarse con todo lo que eso trae aparejado. Es difícil sostener que a Chávez le convenga tener en Venezuela las rutas del narcotráfico cuando ese es el argumento preferido de Estados Unidos para interferir en la vida de los países sudamericanos con el fin de avanzar en su programa geoestratégico.

Los narcodólares no son “privilegio” de los bancos ecuatorianos sino de todos los países sudamericanos a donde se pueden diversificar las cuantiosas “lavado-inversiones” de los traficantes colombianos. Uno de ellos es Argentina donde ya se están matando entre ellos en lujosos condominios de fin de semana en las afueras de Buenos Aires.

Es raro que María Isabel Rueda crea que al sector guerrerista de la ultraderecha gringa, dueño de la industria armamentista le importe la vietnamización de nuestro territorio. Lo que les importa es seguir moviendo el engranaje de una industria que tantas veces les ha equilibrado la economía.

El temor de Chávez, que no es a los soldados norteamericanos, es a que Estados Unidos pueda prosperar en su ambición de controlar a Venezuela, y a la tradicional obediencia colombiana a los deseos de los gringos por sobre los deseos de los colombianos que quieren una nación en paz.

Es sorprendente la ingenuidad de María Isabel Rueda cuando dice que “esos millones destinados por necesidad a inversión militar podrían terminar convertidos en inversión social.”

Con esto (que no mencionan los uribistas), Colombia quedará más aislada de lo que ya está entre los países sudamericanos. Ni siquiera le quedará la amistad de Perú, ahora que el presidente Uribe por medio de su representante en la OEA apoyó sin mucho disimulo una actitud blanda con los golpistas hondureños, actitud que remató reuniéndose con ellos como si fueran interlocutores válidos.

La posición de Rafael Pardo  y de muchos otros que tanto molesta a M.I.R. es la de las personas que conocen el tema y saben que Colombia, gracias a las “buenas ideas” de este gobierno puede transformarse en un polvorín que concentre las preocupaciones y los apetitos de las potencias por la región sudamericana. Con los gringos aquí, con tres bases navales, al lado o muy cerca de los principales puertos y otras tantas dentro del territorio, Colombia puede convertirse fácilmente en un polo de conflicto entre potencias.

El tema sí es de seguridad nacional, aunque los uribistas a quienes la guerra les parece algo natural, traten de negarlo.

Emma Flood

La autora no se hace responsable de los comentarios a este artículo.

~ por emma flood en julio 26, 2009.

2 comentarios to “Mi comentario a “In crescendo” gringo en Colombia-María Isabel Rueda en “El Tiempo”. 26 – 07- 2009”

  1. EL VERDADERO FIN DE LAS BASES MILITARES NORTEAMERICANAS EN COLOMBIA .

    El que crea que las bases militares norteamericanas son para combatir el narcotráfico, es dueño de una ingenuidad de la que debería avergonzarse. Y mucho menos 5 (cinco) bases. Sólo aquellos que por nuestro trabajo y larga estadía en los Estados Unidos, conocemos como opera la política de este país y sabemos el peligroso alcance que tienen esas bases para TODOS los países en Latino América. Muy especialmente Colombia donde tarde o temprano el derecho a protesta, a disensión, a la libre expresión y a la huelga, vá a ser fácilmente controlado y hasta rechazado por las tropas extranjeras que impondrán al cipayo de turno en la Presidencia.

    Hace más de 30 años, en los E.U. hubo un estudio compartido (privado y gobierno), después de la guerra arabe-israelí del 73, donde se esgrimió la perentoria necesidad de controlar los abastecimientos petroleros desde los mismos países productores para no quedar en manos de gobiernos antinorteamericanos que podían llegar a detener al país entero, destruyendo su economía y dejándolo inclusive militarmente indefenso ante Rusia y China.

    Poco a poco fueron formando un grupo una serie de personajes muy ligados a la ultra derecha norteamericana que finalmente decidieron tratar de llevar a la realidad , lo que ellos habían discutido en privado. Estos personajes decidieron que en caso de que los países petroleros se negaran a aceptar que los E.U. controlara totalmente la extraccion y abastecimiento de sus pozos, los tomarían por la fuerza si era necesario. Hubo países que gustosamente firmaron acuerdos muy ventajosos como estos pequeños países árabes con gobiernos monárquicos dictatoriales como Kwait, Arabia Saudita y otros. Estados Unidos firmó también acuerdos con países como Méjico y Venezuela, (antes de Chavez), que por su dependencia económica, eran fácilmente manipulables por los E.U. y considerados casi como sus satélites. Sin embargo, hubo países como Irak, Iran y otros países del Golfo Pérsico, que quedaron fuera de su alcance.

    Debido a la agenda guerrerista de los E.U y su actitud antimusulmana, muchos de esos países, se convirtieron en sus abiertos enemigos. Y si lo anterior no hubiera sido suficiente, en una pésima movida de política exterior a las que ya nos tiene acostumbrados los E.U., la CIA (ojo Colombia) decidió ayudar con dineros y logística a un grupo de venezolanos pertenecientes a una clase política ladrona, minoritaria, oligárquica y corrupta que se había mudado para Miami, a realizar un golpe de estado en Venezuela en contra del legítimo gobierno de Hugo Chavez, que había sido elegido democráticamente en una cantidad abrumadora de votos.

    Esto hizo alienar a Chavez con el grupo petrolero que antagonizaba con los E.U. y acercarlo a Rusia, repitiéndose el costosísimo error de la politica norteamericana que envió a Cuba a los brazos de la URSS. Para entonces, el grupo de personajes había crecido, entre los cuales se destacaban Dick Cheney, los Bush, (todos) Wolfovitz, Condolezza Rice, Karl Rove, John Ashcroft, Donald Rumsfeld, John Negroponte, Otto Reich (cubano exiliado que ayudó a crear los escuadrones de la muerte en El Salvador), Jean Kirkpatrick y otros que se me escapan en este momento.

    Durante la Administración Clinton, este grupo le envió un memorando al presidente conminándolo a buscar un motivo y declararle la guerra e invadir a Irak e Iran. Y en su lista el tercer país a invadir era Venezuela. Menos mal que Clinton se negó y rechazó el memorando.

    Es aquí cuando en el año 2000, se acababa George Bush de robarse las elecciones, el Departamento de Estado descubre algo que le convenía a los planes guerreristas petroleros de dicho grupo: Se enteraron que en las elecciones que se avecinaban en Colombia para el año 2002, había un candidato que se salía del común denominador de presidentes de izquierda de Latino América. Se trataba de un individuo ultra derechista, inmoral hasta la médula, con fuertes nexos con el paramilitarismo de derecha, pero principalmente, muy pro-norteamericano y con pensamientos neoconservadores, muy afínes con el partido Republicano.

    Sin embargo, descubrieron un problema. Ese candidato, que les venía como anillo al dedo, tenía abierto un record criminal en los Estados Unidos desde 1991 por haber colaborado en los 90´s con el narcotraficante mas poderoso del mundo en ese momento, Pablo Escobar, al otorgarle los permisos que requería el Capo para modernizar su flota de aviones cocaineros. No sobra señalar que al papá de Alvaro Uribe, el Sr Alberto Uribe Sierra, quien sería asesinado años mas tarde por la guerrilla por no pagar el “seguro de transporte” de una cocaina que la guerrilla le había hecho, le había sido revocada su visa de turista por la Embajada Americana precisamente por sus nexos con el Cartel de Medellín y con Escobar.

    Volviendo a Alvaro Uribe, es aquí cuando el grupo de guerreristas norteamericanos se dá cuenta que tienen a la mano “al hombre ” que ellos necesitaban para hacerle ideológicamente un contrapeso a Chavez y de ser posible, que les permitiera usar a Colombia como trampolín para invadir a Venezuela.

    Es entonces cuando toman la decision de apoyar a Uribe a ocupar la presidencia a como dé lugar, mientras Bush aplicaba su fuero presidencial sellando como Seguridad Nacional, el archivo criminal de Alvaro Uribe Velez, el cual aparece archivado en el Pentágono bajo la clasificación de “Confidential Noforn Winintel”, término federal que significa que ningún funcionario extranjero y sólo determinadas personas del alto gobierno norteamericano pueden ver esos archivos. Viene entonces el acto terrorista del 9-11 y esto favorece a los planes invasores del grupo. El mismo Rumsfeld dice en una reunión privada que vendrían en su orden Irak, Iran…..y Venezuela.

    Controlando estos 3 paises, más los paises con los que habian firmado acuerdos como Arabia Saudita, Quatar y Kwait, los Estados Unidos tenía asegurado el abastecimiento del 90 % de sus necesidades petroleras, pasara lo que pasara. Pero no todo marchó como ellos habían planeado: Irak, en lugar de recibirlos con flores y bailes, se convirtió en una verdadera piedra en el zapato y se estancaron ahí, al igual que en Afghanistan. Para rematar, Iran saca las uñas y muestra la posibilidad de que tuviese una bomba nuclear elemental y North Corea responde belicosamente con misiles balísticos d e largo alcance.

    Todo esto debilitó la posibilidad de invasión a Venezuela, pero ya Uribe estaba en el poder en Colombia y se convirtió, como ya todos lo sabemos, en el pañito de lágrimas de George Bush. Pero cuando ganan los Demócratas las elecciones del 2006, se cambia la estructura de la Agenda exterior y ya Uribe no era tan importante para los EU. Para colmo, al quedar su record criminal al descubierto, se gana la animadversión de políticos con grandes valores morales de la jerarquía de Al Gore, Nancy Pelosi y Harry Reid.

    Como si las cosas no hubieran sido malas suficientes para Uribe, el partido Demócrata termina por darle una paliza a sus protectores Republicanos y ganan inclusive la Presidencia. Pero Uribe, con su maquiavélico cerebro, todavía tenía una carta debajo de la manga. Envía a su Ministro de Defensa Juan M. Santos a negociar un acercamiento con los EU nuevamente y para eso, les obsequia gratis 5 bases militares.

    Y esto debe quedar bien claro. Nó fueron los norteamericanos los que pidieron las bases. Fué Uribe quien se las ofreció.

    Lógico. Para los EU estas bases les reviven la posibilidad de iniciar una campaña de desestabilizacion en el continente y muy especialmente, les permite desempolvar la agenda de una posible invasión a Venezuela y eso lo sabe Chavez. Suena a teoría conspiracional, pero hay un 90% de cierto.

    Termino con esto. Qué pasaría si Chavez imita “la cortesía uribista” con los gringos y decide invitar también a los Rusos para que pongan unas cuantas bases rusas en la frontera con Colombia?

    No sé si estoy soñando, pero tengo la impresión que ya habíamos visto algo en el pasado muy similar en cierta isla en el Caribe que terminó volviendose comunista. Será que la historia se repite? Será que estamos ad portas de una guerra total que involucrará a Colombia, a Ecuador, a Venezuela y posiblemente a los Estados Unidos? Será que Obama lo permitirá o el verdadero poder que está detrás de él?

    Para bien de todos nosotros, espero que nó.

  2. excelente escrito, lastima que la prensa escrita solo publica basura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: