Obama y la derecha colombiana 11-11-2008

“…mulato (porque ni siquiera es negro)”, dice de Obama el columnista de El Tiempo, Saúl Hernández a quien parece interesarle mucho la pureza de la raza como a cualquier derechista colombiano que hoy día está medio obligado a recordar convenientemente que tiene compatriotas negros, mulatos e indios. Con todo preferiría a un Obama negro y no mulato, ya que si es negro, que por lo menos sea puro, es lo que uno concluye de sus palabras.

Las lágrimas de los negros de todo el mundo eran genuinas, señor Hernández y derechistas colombianos, y la emoción de aquellos habitantes del mundo que se alegraron por el triunfo de Obama era auténtica. El significado de la elección de una persona de color en el país más poderoso del mundo quiere decir muchas cosas que están más allá de las debacles económicas: Es el reconocimiento de una parte del mundo que mira a la otros como sus iguales y además se alegra por ellos. Y es la esperanza de un mayor entendimiento entre razas y religiones, entre oriente y occidente…

El mundo está cambiando a pesar de los derechistas retardatarios que no quieren soltar el timón de este mundo que llevaron hasta el naufragio económico y moral, donde vale más la ruleta financiera que el trabajo real  de miles de millones de trabajadores productores de riqueza para todos y no sólo para los que juegan irresponsablemente con el escaso dinero del esfuerzo de los otros. Porque es eso lo que han respaldado gobiernos como el de Bush en Estados Unidos y los gobiernos como el uribista a quien poco le interesa el desarrollo de la economía real, productiva y de valor agregado que distribuye riqueza para todos. Les importa la riqueza de los ricos que aportan a sus campañas para mantenerlos en el poder, que los compromete a  mantener  las guerras que sólo sirven a los que con ella negocian derrochando el dinero  y las vidas de cientos de miles de personas en el mundo para que ellos puedan enriquecerse reconstruyendo lo que ellos mismos ayudaron a destruir.

Será difícil para Obama, como puede ser difícil para quien asuma el poder con la muerte del uribismo, porque uno y otro deberá enfrentar la realidad de un país erosionado por sus propias guerras, no importa si externas o interna, y por  la amoralidad y megalomanía de sus dirigentes.

Emma Flood

La autora no se hace responsable por los comentarios a sus artículos.

~ por emma flood en noviembre 11, 2008.

2 comentarios to “Obama y la derecha colombiana 11-11-2008”

  1. Durkheim fue fanático de la presunta superioridad de la raza blanca y del hombre sobre la mujer. El tema reclama un debate sobre lo que ha construido el racismo que carcome la inconciencia que justifica el atropello de los ‘superiores’ contra el pueblo. Cuando los hombres políticos o las élites rebajan a lo que llaman razas inferiores, que sean en el caso colombiano indios, mulatos, u otros términos gestados por una España racista y mezclados con otros términos igualmente racistas ideados durante el siglo delas luces, el repetir viejas fórmulas de ‘superioridad’ revelan falta de información. Las ‘pre-nociónes’ (prejuicios, nociones preconcebidas), dignas de todo pensamiento fascista merecen ser desmanteladas. Con ellas se ha construido un país en los que los dueños siguen, por ingenuidad e ignorancia, creyéndose superiores en la medida en que revindican raices europeas.Puesto que un simple comentario es fruto de diálogos con hombres y mujeres de todas épocas cuando se desea construir algo, es importante precisar las referencias que intervienen en esos intercambios.
    Así, Jean-Pierre Vernant, en obras como “Les origines de la pensée grecque” (Los orígenes del pensamiento griego), o en trabajo colectivo “L’Orient Ancien et nous” afirma que las raices del pensamiento griego, y todo lo que conlleva como la gran democracia ateniense, pasan por Creta, tienen la influencia del sabio Epinémides, quien viviera largos años en Atenas comunicándole al gran legislador Solón las virtudes (la ‘Diké’) que prepararían a Europa al desarrollo de la democracia. Y Creta, con su economía palacial y su pensamiento, según pensadores, historiadores diversos, había heredado del Oriente Medio (Mesopotamia, Fenicios, Hebreos, hititas, Babilonia, etc) no solamente un sistema pictográfico asimilado al alfabeto (fenicios), sino toda una complejidad de estructuras de pensamiento y de formas de gobierno con sus diferentes instituciones.
    Difíciles datos cuando se es europeo y se considera como el origen de la gran cultura y democracia.
    Incluso valdrá la pena considerar cómo sociólogos franceses descubren detrás de los mitos e índices culturales de los indios de los Andes, principios extraordinarios capaces de gestar un tipo de democracia sin comparación a la de Atenas de la antigüedad. Algunos de estos investigadores europeos comienzan a descubrir testimonios como aquel de Pedro Condorí, en el libro llamado “Nous, les oubliés de l’Altiplano” (Nosotros, los olvidados del altiplano), recopilado por Françoise Estival (Recherches et documents Amériques Latines). La gran democracia de Atenas solo era para pocos hombres de las élites, quedando de lado las mujeres, los extrangeros y los esclavos. La democracia era solamente de un puñado de hombres. No es el caso de los citados testimonios del Altiplano. Y la experiencia de la Democracia Participativa ha tratado de importarce tanto en Francia como en Alemania, sin que logre tener éxito.El mismo Santomer afirma que el problema de Europa es que no se han podido sobrepasar dos problemas cruciales: la segregación(sexual, racial y de clase)y la burocracia.Europa esclava de glorias de humo, por un lado el mito de su superioridad, del que se revindican muchos aún hoy,y la pesada maquinaria administrativa que ya hace parte de sus propios órganos.Tal parece entonces que los países del sur sí pueden llegar a ser ejemplo.
    En cuanto a Colombia, si se le reconociera al pueblo, al indio, al negro, al mestizo y al blanco la igualdad que tienen todos en realidad, un estado todopoderoso no habría provocado tanta violencia en el pueblo a causa de la suya.
    Resultado entonces es el encierro que provoca que los unos se volteen contra los otros dentro de hermanos de tierra, confirmando el sometimiento que muchos tenemos ante premisas impuestas desde el Norte.or ello, no vemos que de allá vienen el ingenio de usar la bella pólvora china para masacrar en masa y hoy mismo el de la cientifíca eficacia de los’escuadrones de la muerte’ desarrollados en Indochina, puestos en práctica en Argelia, en Rwanda, en Birmania y hoy en Colombia (Auc=”Plan Birmania).Nos olvidamos que el primer gran narcotraficante fue la reina Victoria de Inglaterra, quien usara la India como productora y quien invadiera de Opio y crimen a la China.Hoy siguen los mismos atropellos en Colombia y la peor droga es la ‘intoxicación cultural y mental’ que nos lleva a autodestruirnos. Evidentemente, la perspectiva y el discurso de los derechistas, profundamente fascista y retrógrada nos ofrece lecturas opuestas, claro está, sin más referencias que los intereses économico-emocionales.
    Quienes afirman, sin estar del todo errados, que somos los culpables por habernos dejado imponer criterios de “inferioridad racial”, olvidan que ésto no fue hecho solo con las armas del intelecto y la cultura, sino con la violencia y la codicia apoyadas por las armas, como aquellas con las que Europa, USA e Israel sigue surtiendo a los groupos paramilitares de nuestro presidente.
    Primer paso sería el de transformar por la conciencia y el estudio las representaciones que se nos han impuesto por aquellas que antes de “inferiores” o “violentos” pueden hacernos ante todo “solidarios”, “capaces”, “trabajadores”, y participadores dentro de la construcción de un país con la ayuda de consejeros y sabios colombianos y de todo rincón y posición. Lo segundo, la puesta en práctica de una capacidad de escuchar a nuestros congéneres sin querer demostrarles con nuestras “zancadillas” nuestra acomplejada “superioridad”. En seguida podría ser la construcción de una solidaridad popular, capacidad crítica y confianza no solo en nuestras personas individuales sino también colectivas, basada no necesariamente en los principios míticamente absolutos del positivismo de Augusto Comte para la filosofía política, sino en un acuerdo entre lo que Europa puede aportarnos y el cuerpo de nuestros valores multiraciales con tanta riqueza literaria, humana, y de una larga historia. Historia que en su mayor parte aún no se ha escrito sobre nuestro país, habiéndose dejado la palabra a una visión todavía eurocéntrica de quienes somos. Enfin, solamente un acuerdo con y entre nosotros mismos podrían gestar una gran nación, que por ahora siendo una de las más enfermas del mundo, podría constituirse en ejemplo y esperanza para el mundo.

  2. P.D. La referencia a Yves Santomer viene muy bien al caso. ¿Luego no han visitado al Brasil por la ejemplar Porto Alegre, ciudad que vive una experiencia inigualable de democracia “participativa”, sociólogos europeos tratando de comprender un fenómeno en que la participación incluye una gran mayoría de mujeres, de jóvenes y de personas de medios obreros? Uno de los analistas es precisamente el mencionado Santomer, quien ha sido consejero de la ex-candidata a la presidencia de Francia Ségolène Royal y cuyo lema incluía una supuesta ‘Democracia Participativa’ (Como si en la constitución política colombiana no se hubiera ya considerado este derecho y obligación de participación popular, mal manipulada por el sectario presidente del Opus Dei). Unico error de una de sus publicaciones es el haber afirmado que si tal experiencia es posible en Brasil es porque aparte de la tradición de los movimientos sociales de Porto Alegre es que la mayoría de la población es de ‘origen europeo’. Pero, ¿luego los franceses y los alemanes no son también de origen europeo? ¿Porqué entonces la dificultad para hacer viable una participación del pueblo?
    P.D. Extranjeros con “j” y otros “orrores”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: