Las falsas disyuntivas y la realidad cruel 29-02-2008

Ya lo ha dicho Luis Eladio Pérez , si los tratan de rescatar, las Farc fusilan a los secuestrados.

La guerrilla no está dispuesta a liberar a todos sin contraprestación y es allí donde el gobierno tiene  la oportunidad de intervenir y empezar a negociar. Las Farc no pueden negociar solas, necesitan interlocutor. Ese lugar de interlocutor es lo que las Farc están ofreciendo al gobierno a cambio de la zona de despeje. Lo que sigue es empezar a hablar sin más condiciones que las básicas para la seguridad de ambas partes.

Es absurdo lo que dice el ministro de defensa:  “No se necesita despejar” y “esto es una prueba”, refiriéndose a la liberación unilateral de los secuestrados. Lo que  es claro es que el ministro quiere la continuación de la guerra porque si no se reúnen los representantes del gobierno colombiano y países amigos con la guerrilla en un lugar real con estas  condiciones básicas, no habrá ningún acuerdo humanitario, seguirán los secuestros y se intensificará  la guerra. Parece que es eso lo que quieren el gobierno y los colombianos que lo votaron y que lo sostienen en el altar de las encuestas.

Ese es uno de los tantos peligros de los líderes llamados “carismáticos personalistas” – que imponen su visión particular a sus gobernados (“inteligencia superior” de JOG) que buscan una relación directa,  satisfacen más las fantasías de venganza , los deseos de muerte, que las necesidades reales de sus gobernados que en este caso y en primer lugar, es la preservación de la vida para todos tal como lo consagra la constitución; la vida de los amenazados de muerte por secuestro o por hambre.

Este tipo de líderes olvidan que su poder presidencial se da por delegación de la ciudadanía para que satisfaga sus necesidades reales, y que dicha delegación lo convierte en representante pero no en su dueño, su patriarca o su dios.

El creyente débil le corresponde con sometimiento, con embeleso, sin crítica y con fanatismo. Profesan el uribismo como si fuera una religión.

Es así como parte de la ciudadanía  se deja seducir por razonamientos tan ilógicos como que es preferible la guerra y el rescate militar que “darle gusto” al secretariado de las Farc. O plantear disyuntivas que no existen como que es preferible salvar a los cuarenta millones de colombianos a quienes se presenta como potenciales secuestrados que a los secuestrados reales que se pudren en la selva. La disyuntiva es la vida o la muerte.Y la vida de los secuestrados es la que está en juego.

Usemos el dinero de la guerra para dar de comer a nuestros compatriotas. Con eso terminamos con la guerra  y con el hambre. Que diga un economista cuánto podríamos hacer con ese dinero  porque mientras continúe el guerrerismo oficial el único verdadero desarrollo será el del engorde de los bolsillos de los traficantes de la guerra.

Marchemos el 6 de marzo contra toda violencia, pero también para exigir el compromiso del gobierno con el acuerdo humanitario.

Emma Flood

 

 

 

~ por emma flood en junio 17, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: