La Calera 2007; Colombia 2010.(Lecturas, El Tiempo 27-10-2007)

Artículo publicado en Lecturas de El Tiempo 27-10-2007

Las elecciones proyectadas de un municipio a todo el país.

En estos días llenos de presagios y futurología política, en que oímos hablar sobre una posible reelección de Uribe, cuando vemos cómo los líderes de los partidos uribistas buscan diferenciarse y competir entre ellos, al Partido Conservador buscando su propio candidato, un Partido Liberal desorientado, al Polo liderando la fuerza de oposición desde la izquierda, el posible acuerdo humanitario con la potencial liberación de Íngrid Betancourt, líder de la anticorrupción, y al impecable Mockus con su pedagogía antiabstencionista, podemos decir que estamos frente a los personajes de uno de los momentos tal vez más importantes en la historia política de Colombia.

Para apreciar este fenómeno no encontramos mejor escenario que el municipio de La Calera, donde podremos ver este domingo un ensayo de lo que serán las elecciones nacionales del 2010.

La Calera, departamento de Cundinamarca, se encuentra a 16 km de Bogotá por la carretera que asciende desde la calle 85 por los cerros orientales hacia el norte. Su altitud es de 2.718 metros sobre el nivel del mar. Su historia está muy ligada a Cementos Samper, que durante muchos años dio trabajo a una gran cantidad de calerunos, contribuyó al desarrollo de La Calera y su cemento construyó a Bogotá. Se puede decir que La Calera dependió de esta cementera tanto como Colombia de la Federación de Cafeteros.

Cuando Cementos Samper vendió, los calerunos no contaron con fuentes de trabajo sustitutas y se hizo evidente la imprevisión de sus gobernantes. Los calerunos perdieron el agua de sus fuentes hídricas en favor del Acueducto de Bogotá, perdieron el parque que atraía al turismo, perdieron oportunidades por falta de gestión y abundancia de corrupción. Pero la Calera está despertando.

Con un total de 24.841 habitantes y un potencial de votación de entre 6.200 y 8.000, presenta todo el abanico político colombiano con 7 candidatos reales a alcalde y un candidato virtual. En La Calera participan candidatos con estudios de postgrado en el exterior. Esto, y la participación del Partido Verde-Opción Centro, relacionado con los partidos Verdes a nivel mundial, le dan importancia internacional.

Dediqué más de un mes a entrevistar a cada uno de los candidatos a la alcaldía y a conversar con probables concejales y con habitantes del pueblo y de la zona rural que me aportaron valiosa información sobre los problemas de este municipio y sus opiniones muy diversas sobre su origen, la manera de resolverlos y sus dudas sobre si existe alguien capaz de resolverlos (…)

Carlos Cenén Escobar, del partido de la U, es un político tradicional, consciente de que a La Calera no le sirve la politiquería, ni la corrupción, ni la inoperancia gubernamental que tanto atraso le ha traído a Colombia. Muestra el radicalismo de Alvaro Uribe cuando manifiesta su fuerte rechazo por el maestro Moncayo.

Y muestra también su triunfalismo por la enorme propaganda política con la que ha cubierto a La Calera. Su campaña cuenta con cuantiosos recursos y su presencia se hace visible en todos los estamentos decisorios de La Calera. Su campaña mediática es inalcanzable por los demás partidos. Cuenta como aliados a Convergencia Ciudadana, Colombia Democrática (que dirige Mario Uribe) y el ala derechista del Partido Liberal.

Colombia Viva, del movimiento uribista (Luis Alfredo Ramos en Antioquia y Álvaro Araújo del Cesar, hoy encarcelado), respalda a Jesús María Cifuentes Álvarez y su eslogan en La Calera es: ‘Colombia Viva en Unidad Cristiana: ¡Para volver a creer!’ Jesús Cifuentes fue conservador hasta las pasadas elecciones y formó parte de la administración en el proyecto hidroeléctrico Chivor y en el Proyecto Chingaza, por lo que conoce bien los problemas de agua de La Calera y su relación con el manejo de la cuenca hídrica de parte del Acueducto de Bogotá. Manejará la administración -dice- con el temor y la dirección de Dios, con mucha responsabilidad y lealtad.

Álvaro Venegas Venegas se postula como candidato por primera vez y está respaldado por Alas Equipo Colombia, del movimiento uribista. Perteneció al Partido Conservador, del cual se retiró en junio. Es abogado especializado en Derecho Administrativo y tiene 15 años de experiencia en el sector público. Fue concejal, presidente del Concejo Municipal, personero y secretario de Gobierno en distintas administraciones. Ha hecho equipo de trabajo con todos los candidatos ya que casi todos han estado vinculados a la administración.

También hay mujeres candidatas a la Alcaldía. Una de ellas es Ana Lucía Escobar por Cambio Radical, comunicadora social, esposa de un ex alcalde. Confía más en la efectividad de su trabajo ya hecho en la actividad cultural y social durante la administración de su esposo que en su actual actividad política. “Si los calerunos no dan la pelea por La Calera, el futuro es muy incierto porque hay muchos intereses económicos como la ‘urbanizocracia” dice refiriéndose a problemas de infraestructura que se agravan por los intereses de los grandes urbanizadores. Conservadora en sus cosas, pero radical en sus ideas, como Vargas Lleras cuando se refiere por ejemplo al hambre de sus coterráneos.

Juan Carlos Hernández, un flamante MBA en administración de negocios, con especialización en liderazgo estratégico obtenido en Madrid (España), es el candidato conservador. Renunció a su cargo como Secretario de Educación para viajar a España a prepararse. Cuenta con el apoyo de todo el aparato de poder de un pueblo tradicionalmente conservador. Propugna un enfoque funcional en la administración de La Calera, basado principalmente en el desarrollo de la educación. Su candidatura surgió de un cambio en las reglas de juego promovida por el Directorio Conservador de La Calera. Cuando la consulta popular ya estaba dispuesta por el partido y autorizada por la Registraduría Nacional para la campaña dentro del partido, el Directorio, por votación mayoritaria, aprobó el Congreso Interno como mecanismo para seleccionar a un candidato único a menos de 10 días de la fecha prevista para la consulta. A raíz de este hecho, renunciaron los candidatos Álvaro Venegas Venegas, Carlos Julio Guerrero Cortés, actual jefe de campaña de Venegas y David Vila Ruiz.

Ledy Milena Sastoque, con 26 años, es la candidata de Alianza Social Indígena, el llamado ‘partido de Mockus’. Por su experiencia como concejala por Somos Colombia, ahora busca la independencia por todos los medios ya que no quiere ataduras frente a su compromiso con la comunidad. Es ingeniera en Recursos Hídricos y Gestión Ambiental de la Universidad Central y tiene una especialización en Gobierno Municipal en la Javeriana. Es muy activa y aceptada por la comunidad caleruna en general. Piensa que es importante reunir a la gente alrededor de una idea, de manera que la adscripción a un partido no se convierta en obstáculo en el momento de apoyar un proyecto concreto. Cree que es importante encontrar un punto de coincidencia que reúna a todos los calerunos. También llegará a La Calera entonces la campaña antiabstencionista de Mockus.

El PartidoVerde Opción-Centro lanzó la candidatura de David Vila, un consultor empresarial con estudios de postgrado en E.U. Es uno de esos líderes de formación y enfoque empresarial que evoca el estilo del exitoso alcalde de Nueva York Michael Bloomberg. Es un candidato objetivo, con un enfoque nuevo en estilo y programa de gobierno diferente a las administraciones tradicionales en La Calera. Sus opciones y el apoyo que pueda obtener de los calerunos no acostumbrados a propuestas tan concretas, aunque necesitados de ellas, son la gran incógnita de estas elecciones.

El Polo Democrático Alternativo, que en las pasadas presidenciales obtuvo 2.006 votos de los 8 mil que sufragaron, lanza el candidato sin duda más controvertido: el voto en blanco.

Su intención es rechazar a los candidatos propuestos por el caciquismo tradicionalista. La controversia está en que, con la intención de frenar a esos caciques, echarán por tierra la posibilidad de que un candidato independiente obtenga la alcaldía. Y el voto en blanco fracasará, porque como dicen algunos- la mayoría de los calerunos votan por personas y no por entes abstractos. Por tratarse de un partido de pocos años que no ha tenido oportunidad de mostrar obras concretas se constituye en lo que expresa muy bien uno de sus partidarios: “Somos la conciencia de lo que está bien y lo que está mal”.

Donde se barajan los nombres de Cenén y Hernández por la gran maquinaria que los respalda, de Ana Lucía Escobar por el respaldo de su marido ex alcalde, y donde se menciona la importancia de la honestidad de Milena Sastoque y el profesional estilo empresarial de David Vila, cabe preguntarse si habrá un cambio en el rumbo de las preferencias de los ciudadanos, acostumbrados como en toda Colombia al incesto político, que se nombra graciosamente como “los mismos con las mismas”.

El punto aquí no es cuál es el candidato más generoso en la campaña que derrama cerveza a raudales, sino qué programa de gobierno y qué candidato están en capacidad de resolver los problemas.

El cambio parece existir ya que hoy los calerunos están más involucrados en una campaña centrada en programas de gobierno que puedan solucionar sus problemas y no tanto en la persona de los candidatos.

Los calerunos ya han empezado a desconfiar de esos políticos que prometen y compran votos con lechona y populismo, así hayan cambiado la lechona por ladrillos, cemento y baratijas. Si dejan atrás sus malos hábitos electorales, ahora, por primera vez, tienen oportunidad de elegir un programa de gobierno y al candidato que lo pueda ejecutar. Si triunfan en ese objetivo, es posible que esa tendencia se transmita al resto del país, si es que ya no está naciendo.

En La Calera, como en toda Colombia, lo que podría ser una opción de crecimiento o un generador de nuevas posibilidades se vuelve una carga y un peligro contra su integridad, porque cuando no hay una estructura institucional y de servicios sólida la inversión perjudica a la población.

El desafío es crear las soluciones adecuadas (…) ¿Será Cenén o Uribe; será Ana Lucía Escobar o Vargas Lleras? ¿Serán Hernández o el ministro Arias, será la táctica del Polo o su candidato presidencial tangible? ¿Serán Milena Sastoque o Antanas Mockus; David Vila o un partido de centro? La Calera tiene la palabra

Emma Flood

Ver segunda parte:

https://emmaflood.wordpress.com/2008/10/15/la-calera-2007-colombia-2010-parte-ii-despues-de-las-elecciones/

 

~ por emma flood en junio 17, 2008.

3 comentarios to “La Calera 2007; Colombia 2010.(Lecturas, El Tiempo 27-10-2007)”

  1. esto no es lo que yo buscba

  2. me parece muy bueno su analisis me gustaria saber despues que ha pasado la administracion del sr Escobar, que su programa de gobierno se profundizo con el plan de desarrollo y que se ha visto un cambio en el municipio que opinion tiene usted………..

  3. Gracias. Estoy por hacer una nueva visita a La Calera para investigar el tema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: