El acuerdo humanitario 13-07-2007

El secuestro es un delito muy grave que atenta contra los derechos más elementales de las personas. Pero no debemos permitir que nuestro  rechazo unánime  por la comisión de este delito  y el sentimiento de indignación, nos impidan pensar clara y objetivamente.

En este momento  no hay otra opción razonable que no sea el acuerdo y el correspondiente despeje. En  primer lugar porque el rescate militar es sentencia de muerte segura. Y en segundo lugar porque el gobierno debe proteger a los ciudadanos secuestrados y hacer TODO lo que esté a su alcance para que vuelvan a la vida normal lo más pronto posible. Un tiempo muy largo en esas condiciones significa enfermedad o muerte física o emocional.

Es muy tonto creer que en las actuales circunstancias  las FARC van a liberar a los secuestrados sin ninguna contraprestación. Ellos secuestran, es cierto, pero en esa operación  arriesgan  a sus combatientes y, bien o mal, cuidan a los secuestrados por años para mantenerlos vivos, los llevan de aquí para allá, gastan dinero en ellos, no por cariño como es obvio, sino porque para ellos son moneda de intercambio.  Por eso es lógico pensar que a las FARC no les interesa  ni dejar morir ni matar a los secuestrados. Los fusilan cuando el ejército o alguna otra fuerza intenta rescatarlos.

No se puede desconocer que las FARC se convierten en los dueños de los secuestrados.  Y cuando alguien es el dueño de algo es el que tiene el poder para poner las condiciones en las cuales se puede iniciar el negocio. Las FARC saben negociar y saben de estrategia , es por eso que duraron 40 años y siguen estando allí.  Para poder iniciar la negociación con las FARC entonces hay que darles  lo que piden : el despeje.

No es cierto que conceder el despeje es un acto de debilidad frente a las FARC, es un acto de realismo. La negativa del gobierno al pedido de despeje vista por los ojos de la guerrilla es la de un gobierno infantil con un presidente inseguro de la  fortaleza de su ejército, que teme conceder ese pequeño territorio porque no está seguro de que el ejército lo puede controlar. Parece la respuesta tonta de un muchacho inmaduro que actúa según su caprichos o corazonadas y no según el conocimiento inteligente de un conflicto  cada vez más complejo.

Hay que tener en cuenta que cuando las FARC piden el despeje de Florida y Pradera están poniendo una condición pero también están reconociendo al gobierno como la autoridad que controla el territorio. Conceder el despeje de Florida y Pradera  a las FARC  como el lugar físico del intercambio humanitario sería una demostración de buena voluntad del gobierno que lo pone en posición de concretar  un acuerdo con  las FARC para el canje y para el cese definitivo del secuestro. Acuerdo que las  FARC deberán cumplir ya que será firmado frente al mundo. En este momento no hay ninguna clase de acuerdos con las FARC  por lo que no hay absolutamente nada que les impida seguir secuestrando. Firmado un documento se puede exigir su cumplimiento. Si no cumplen quedan mal ante el mundo y es claro que ellos quieren quitarse el lastre de terroristas. Esa es la forma de eliminar el secuestro político.

Mientras no hay acuerdo el recurso del secuestro (y el secuestrado) pertenecen a quien secuestra y no al gobierno. Cuando hay un acuerdo el secuestro pertenece a las partes que firmaron el  acuerdo y pueden exigir su cumplimiento de éste. De ese acuerdo depende la cesación del secuestro   La persistencia de las FARC en el secuestro como estrategia de intercambio se agudiza con el rescate militar y la falta de respuesta del gobierno al ofrecimiento de negociación.  Es la falta de este tipo de solución la que perpetúa el secuestro  y no  el intercambio humanitario  de secuestrados por guerrilleros presos.

Si el presidente concede el despeje demostraría que el gobierno confía en que el ejército puede controlar la situación ,que el estado tiene el control del territorio y la tan mentada seguridad democrática sería más real. Mientras tanto la seguridad democrática de Uribe no pasa de ser un estado de sitio a la colombiana con caminos donde, si hay seguridad, es porque está el ejército y no porque vigila la policía de carreteras como sería lo normal en un país seguro.

Seguir diciendo que las FARC son terroristas, que son matones, ratas criminales, son expresiones del sentimiento de muchos colombianos pero no resuelven el problema; la tensión aumenta  y la solución se  posterga. Mientras tanto los demás países –aunque no lo publiquen– negocian sus secuestrados y los devuelven a la vida, En Colombia, la terquedad inútil de un presidente bloquea el camino a la paz. Y ahora y en el futuro el gobierno será acusado de negligencia, de falta de objetividad, de falta de pericia o de ineptitud. Y será verdad.

Emma Flood

 

 

~ por emma flood en junio 17, 2008.

2 comentarios to “El acuerdo humanitario 13-07-2007”

  1. Es verdad el secuestro es un acto que merece la pena de muerte, pero porque tanto articulo sobre esto y tan pocos por las muertes que cometen paramilitares los cuales no tienen ningun secuestrado pero si muchos descuartizados.

  2. Iván, no estoy de acuerdo con la pena de muerte en ningún caso. De los paramilitares se escribe mucho también, pero sus muertos no se pueden resucitar. En cambio los secuestrados podrán ser liberados si somos capaces de apoyar el esfuerzo de muchas personas por conseguir el acuerdo humanitario con las Farc o la liberación unilateral de los secuestrados y el inicio de un diálogo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: